Mis primeros USD $15 dólares

Recuerdo que tenía 12 años y estaba cursando el séptimo grado de educación básica en una escuela de mi país. Llegamos de la hora deaprovechar la oportunidad refrigerio, y como es costumbre en los países latinoamericanos el refrigerio solo lo utilizamos para jugar al fútbol. Llegue a mi aula un poco agitado después de una dura batalla y un empate contundente contra otro salón. Vi que mis compañeros estaban reunidos alrededor de dos personas mayores y por la vestimenta tan casual, no eran profesores. Como todo muchacho de mi edad y curioso por saber de qué se trataba, me acerque. Y lo primero que escuche al acercarme fue: “se les pagara” al oír esas palabras abrí los ojos hasta lo máximo que los parpados me permitieron por el asombro de escuchar esa magnífica palabra. A continuación dictaron una dirección para presentarnos mañana en la mañana con nuestros padres o tutores a una hora pactada. Recuerdo que anote la dirección y lo guarde en el bolsillo de mi buzo.

Ya había pasado un par de horas hasta que llegue a mi casa y como todo niño, no recordaba sobre los jóvenes que se habían presentado en la escuela horas antes. Cuando me dispuse a cambiar de ropa, vacié los bolsillos de mi buzo y encontré la dirección recordando la visita a la escuela de estas personas. Lo más curioso fue que no sabía de qué se trataba ya que por la excitación del futbol previamente jugado no acerté a preguntar en qué consistía lo que los jóvenes comunicaron y solo atine a comentar con mis compañeros sobre el buen juego que hicimos.

Llegando la noche le comente a mi papá sobre lo que había acontecido en la escuela y escuche el ya clásico “seguro es una estafa”, le dije para ir a la dirección que había anotado, y para variar un poco me dijo que no tenía tiempo y que iba que ir a trabajar temprano.

En la mañana del día siguiente me vestí con mis mejores trajes pedí pasaje a mi papá y me dispuse a ir yo solo. Para mis 12 años ya era un adolescente de mundo (en mi país a partir de los 12 te consideran adolescente), en realidad no conocía la ciudad pero tenía corazón aventurero. Tome la línea que me llevo a la avenida, pero por no conocer me baje 30 cuadras antes. Como tenía 1 hora de adelanto a la cita me propuse caminar las 30 cuadras. Ya viendo que ya se acortaba el tiempo y aún no llegaba me dispuse a correr las cuadras faltantes.

Recuerdo que era una casa antigua color blanco en buen estado, toque el timbre, abrieron e ingrese. Ahí me encontré con un amigo de mi aula (posteriormente volvieron a contratarlo) y a otros muchachos con sus padres. Una señora de cabello ondeado nos explicó que se trataba de realizar un comercial para escuelas en la que los muchachos debíamos tomar conciencia en el ahorro del agua. Si salíamos escogidos y realizábamos el comercial se nos pagarían USD $15 dólares más movilidad.

Nos citaron el siguiente sábado en una escuela de mujeres en un distrito cercano a mi casa. Esta vez mi papá me llevo, se quedó un tiempo prudente y se retiró a trabajar. Ahí me encontré con mi compañero de clase y otros muchachos. Para resumir todo, solo diré que salí en el comercial con el uniforme de escuela, bañando a una niña con agua desde una manguera, mirando a la cámara y diciendo: “Casi nada”. Ese fue mi paso por cámaras, varios amigos me vieron en el comercial desde sus escuelas y fui famoso un par de meses.

Me citaron el día martes a las 6pm para entregarme mis tan ansiados y sacrificados USD $15 dólares. En casa mi hermano mayor y un tío se burlaban y me decían que todo era una estafa, que no me entregarían nada, a lo mucho solo me devolverían la movilidad. Fui con mi mejor ropa aquel martes (un jean azul marino, una casaca guinda, zapatos marrones de gamuza) peinado al costado y perfumado. Esta vez baje del ómnibus exactamente en la cuadra indicada. Toque el timbre, ingrese, me atendió la misma señora de cabello ondeado, me pidió mi apellido “Descalzi” dije con voz entonada, reviso su lista y dijo; Firma aquí. Ajá pensé, cómo firmo, nunca antes había firmado, pero recordaba la firma de mi papá así que hice una rúbrica parecida con círculos y todo. Una vez hecho eso, me entrego los USD $15 dólares y unos centavos más por la movilidad.

Ahí estaba yo parado en la avenida esperando el ómnibus que me llevara a casa con los ojos llenos de lágrimas porque era la primera vez que alguien me pagaba por hacer según ellos un trabajo. Llegue a mi casa y mostré mi dinero a mi hermano y a mi tío, mi hermano mayor trato de quitarme el dinero, pero con un ágil movimiento zafe y me fui corriendo. En aquella época tener USD $15 dólares era un lujo y a mi edad era un privilegio, el destino de tan ansiados dólares tuvo un final familiar.

Ahora ya con mi experiencia en todo tipo de negocios y trabajos, puedo darme el lujo de ganar los dólares que deseo desde varias fuentes de ingreso, ya sea en internet o a través de mi práctica como profesional. Aquel entonces llore cuando obtuve mis primeros USD $15 dólares de igual manera llore cuando gane mis primeros centavos en internet, porque sabía que si le ponía más empeño el cielo era el límite.

Si tienes oportunidad de mejorar tu vida y la de tu familia, no pienses demasiado. Las oportunidades se presentan muy deprisa y tenemos que estar atentos. Tal vez si yo no hubiera prestado atención cuando dijeron “se les pagara” no me hubiera presentado aquel día, no hubiera recibido mis primeros 15 dólares y por último no hubiera tenido una historia que contar.

Espero tomes acción y en un futuro no muy lejano tengas una buena historia que contar.

Un abrazo
Luis Descalzi

Comments

  1. que interesante historia

  2. Alicia says:

    Hola, hermosa historia, hace pocos días después de buscar y contestar un montón de encuestas, recibí mis primeros 5 dolares, no te puedo describir la emoción que tenia, soy grande y ademas tengo un trabajo a tiempo completo, y me emocione mucho, imagino lo que debe haber sido para vos a esa edad.

Trackbacks

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Recuerdo que tenía 12 años y estaba cursando el séptimo grado de educación básica en una escuela de mi país. Llegamos de la hora de refrigerio, y como es costumbre en los países latinoamericanos el refrigerio solo lo utilizam…..

Responder a Bitacoras.com Cancelar respuesta

*