¿En qué momento deja de ser competencia y se convierte en envidia?

He tratado de ver el panorama desde un punto totalmente imparcial, y me he situado en la posición que muchos jóvenes enfrentamos hoy en día:

Durante algún tiempo trabajas en empresas donde si bien es verdad aprendes mucho, vas saliendo de ellas porque ya no hay más retos o escalones que sortear; así lo lógico y como persona en desarrollo profesional que eres; querer alcanzar nuevas metas, querer seguir aprendiendo, mejorando y creciendo es lo más normal.

La oportunidad se presenta,  y ahora ya no eres más el trabajador de alguna de esas empresas que en su momento te enseñaron y dieron la oportunidad de aprender, ahora eres “su competencia”.

La competencia es algo muy sano, no solo para las empresas sino también para los consumidores, sin competencia, las empresas harían lo que quisieran usando y abusando de su monopolio; que de eso no debemos hablar mucho porque aquí en mi país, para monopolios conocemos muchísimo. Como decía, la competencia nos impulsa a desarrollarnos como profesionales, a mejorar servicios, calidad, atención, innovar y por supuesto crecer siempre con las miras de ser el mejor o uno de los mejores.

Además claro, que es el usuario final es quien se lleva las de ganar. A mayor competencia, mejor costo en los productos o servicios puede encontrar, mejor calidad y mayores ventajas a adquirir por su dinero.

envidia empresarial

Todo perfecto hasta ahí, pero, ¿Qué ocurre cuando comienzas a recibir mensajes intimidatorios de hackers, caídas, llamadas donde no solo intentan tomarte el pelo, sino hacerte perder lo más valioso que una empresa tiene ,”tiempo“?,¿ qué hacer con los mensajes de burla y con tono hilarante con los que comienzan a spamearte los buzones de contacto?.

¿Esperar, que ya se cansarán?, ¿esperar, a que esa persona o personas con carácter infantil e inmaduro dediquen su tiempo y sus fuerzas a innovar y mejorar para ser mejor competencia en lugar de escribir cosas sin sentido?

Ésta, sin embargo, es una opción un poco arriesgada; ya que muchas veces (si no es que en la mayoría) algunas personas se obsesionan tanto con un rival que pierden el enfoque y descuidan hasta su propio desempeño.

Es entonces cuando dejo de definirlo como competencia sana y, ¿cómo paso a definirlo?, ¿cómo definiría ese sentimiento de tristeza e incomodidad al no poder soportar que al otro le vaya bien, ambicionar sus “goces”  y sobre todo desear que “no disfrute” lo mucho o poco que tiene? ¡Sí!, lo que tiene y que nadie le ha regalado, que le ha costado y le seguirá costando, como a todos en esta vida.

¿Cómo le llaman a esa persona que siembra la idea ante quienes quieran escucharlo de que el otro no merece sus bienes?, yo solo encuentro una palabra, y que me corrijan si me equivoco, pero eso se llama envidia, envidia de la mala, ya que hay que recordar que esta actitud es acompañada siempre con la mentira, la traición, la intriga y el oportunismo.

Bueno, no exageremos al tildar de malo o malos, más bien recordemos que el envidioso es más desdichado que malo, y la desdicha es un sentimiento que inspira compasión más que cualquier represaría.

Es por eso y ante la spameada repentina de ese ser (o seres) que se dedican a perder su tiempo; llamando, enviando mensajes amenazantes e irónicos; que he escrito este post. No para responder, que para pelear se necesita dos “idiot..@s” y por aquí no encontraran nada, sino para hacer pública mi pregunta de ¿Qué es lo que tanto te duele (o les duele)?.

¡Si!, te lo pregunto a ti que te estás identificando con este post, de donde te nacen esos sentimientos, si la envidia surge a raíz de la mezcla entre el orgullo herido y la soberbia impotente, y si bien es verdad iniciarnegocios.com es una página de negocios donde estas empresas y/o webs hace algunos pocos años solo podían contarse con los dedos de la mano y gran parte de lo aprendido fue de la competencia, ¿qué es lo que les molesta? Iniciarnegocios.com no le ha quitado nada a nadie, todos tenemos derecho a querer ser más, a superarnos y seguir creciendo.

Así que señores que se dedican a spamear nuestro buzón, aquí les dejo una vía para que respondan públicamente, si tienen las agallas que les faltan vía email claro está. Además que sepan que sus mensajes y envidia van directo al buzón de la basura, como todo lo que viene de mala fe. Sepan que hagan lo que hagan no volveremos a perder un solo segundo más en pensar siquiera ¿quién fue? y ¿con qué? propósito lo hace, iniciarnegocios.com aguanta que para algo somos emprendedores, y estamos dispuestos a lo que venga, que correa tenemos (y muy ancha).

Ahora si a seguir con nuestro trabajo que para salir de la rutina ya estuvo bueno el post. Que tengan un buen fin de semana y disfrútenlo.

Luis Descalzi

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Trackbacks

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: He tratado de ver el panorama desde un punto totalmente imparcial, y me he situado en la posición que muchos jóvenes enfrentamos hoy en día: Durante algún tiempo trabajas en empresas donde si bien es verdad aprendes mucho…

Responder a Bitacoras.com Cancelar respuesta

*